La llegada del hombre a Marte

Hacia Marte!

Historia de una apuesta

Somos amigos desde hace mas de dos decadas y nos fascina la ciencia ficcion y en particular la posibilidad de que la humanidad llegue a Marte. Es por esto que en un bar del barrio de Flores (Buenos Aires) nos decidimos a establecer esta curiosa apuesta.

Andres, un pesimista social

Andres desea fervientemente perder esta apuesta y seria inmensamente feliz de que asi fuera. Pero no lo cree probable. Desde una cosmovision apocaliptica sostiene que el ser humano se dirige a su degradacion y autodestruccion y que en el estado en el que estan las cosas en el mundo actual, tal proeza tecnologica no es realizable. 

 

Nuestro objeto de deseo

Llegaremos en termino?

Hector, un optimista tecnologico

Hector cree que finalmente la tecnologia resolvera la mayor parte de nuestros problemas de subsistencia. Discrepa con todos aquellos que postulan que seria igualmente util seguir mandando misiones no tripuladas. Sostiene que los beneficios seran superiores a los costos de tal empresa.

 

Detalle de la apuesta

                                                             Buenos Aires, Diciembre de 2005.

 

 

Por la presente se establecen los terminos y condiciones de la siguiente apuesta acerca de la llegada de un ser humano al Planeta Marte, entre Hector Horacio Otero Gonzalez (pasaporte espanol xxxxx) y Andres Fernando Antonio Fernandez de Basoa (pasaporte italiano xxxxx). Si este suceso tiene lugar antes de las 00.00 hs. del dia 13 de Junio de 2036, Hector ganara la apuesta. Caso contrario, gana Andres. Hector ganari­a 5 (cinco) arti­culos de merchandising de esta expedicion a eleccion del perdedor, de precio bajo (ej. Llavero, gorrita, iman de heladera,  etc.). Andres ganari­a 5 (cinco) arti­culos de su preferencia a eleccion del perdedor con un valor equivalente a los recien nombrados. La entrega de los premios se concretaria durante una cena en un restaurante, de ser posible tematico en relacion al motivo de la apuesta, en la semana siguiente al citado cumpleanos, cuya cuenta oblara integramente el perdedor.

 

1)     Se presume la buena fe de los participantes en la interpretacion del espi­ritu de esta apuesta.

2)     Se pueden realizar correcciones de comun acuerdo, en forma manuscrita, durante los anos que resten hasta su efectivizacion, con la sola firma al pie de los participantes

3)      Si a la fecha estipulada la nave se encontrara en viaje, gana Andres.

4)     Los seres humanos deben amartizar, pisar la superficie, si estan solo en orbita o no llegan al planeta porque les pasa algo en el camino, gana Andres. Tiene que “pisar”, si amartizan pero chocan y o les pasa algo y mueren al llegar a la superficie aun dentro de la nave, gana Andres.

5)     Por el contrario si alguno “pisa” y ahi­ cae muerto sobre la superficie, gana Hector.

6)     Tiene que constar que “pisaron”. Debe haber un testimonio periodistico o de la agencia que patrocina el viaje, en forma de imagen, que lo verifique.

7)     Los participantes aceptan que el supuesto viaje no es un montaje, una produccion falsa. Si la mayori­a del resto de la humanidad se lo cree, los participantes deberan aceptarlo a los efectos de esta apuesta aunque en su interioridad no lo compartan y desconfiasen.

8)      Se define como “ser humano” a una persona que cumpla “La regla del billete”. Si uno tiene un 51% de un billete y tiene numero de serie, el billete es valido. Si la persona que pisa el planeta tiene el 51% de su cuerpo de carne y hueso, incluyendo al cerebro, esta persona es un “ser humano”.

9)     Este “ser humano” no tiene que haber muerto previamente y haber sido revivido para reutilizarlo modificado en su esencia (Robocop no vale).

10) Si al llegar a la fecha el ganador murio, el perdedor entregara el premio a un descendiente o pariente vivo. Si en cambio el perdedor murio, el ganador obviamente no cobrara su premio. En ambos casos, el superviviente tendra la obligacion de realizar algun tipo de homenaje recordatorio, lo que crea apropiado, en relacion al amigo fallecido y  a esta extrana apuesta.

 

Andres F.A. Fernandez de Basoa               Hector Horacio Otero Gonzalez